Columna

Columna

La columna vertebral proporciona soporte estructural al tronco y rodea y protege la médula espinal. La columna vertebral también proporciona puntos de unión para los músculos de la espalda y para las costillas. Unos cartílagos denominados discos vertebrales, situados entre una vértebra y la siguiente, tienen la función de absorber los impactos durante actividades tales como caminar, correr y saltar, permitiendo la flexión y extensión.
Durante muchos años, la cirugía tradicional de columna ha consistido en hacer una gran incisión de arriba abajo en la mitad de la espalda, y separar (o retraer) los músculos de la espalda para llegar a la columna. A este procedimiento se le conoce comúnmente como técnica “abierta”. Una de las ventajas que ofrece esta técnica, es el hecho de que una incisión grande le proporciona al cirujano un fácil acceso a la anatomía de la columna. La desventaja es que la retracción muscular lesiona los músculos y puede provocar un severo dolor postoperatorio. Además, este tipo de cirugía ocasiona una importante pérdida de sangre, deja una cicatriz muy evidente y el tiempo de recuperación es relativamente largo.

A pesar de que en muchos casos se sigue optando por las técnicas “abiertas”, el número de padecimientos tratados mediante nuevos procedimientos quirúrgicos, como la cirugía de columna de invasión mínima, es cada vez mayor.

¿Qué es la cirugía de columna de invasión mínima?

Como su nombre lo indica, la cirugía de columna de invasión mínima le permite al médico realizar incisiones más pequeñas en la piel, y evitar una agresiva retracción muscular. El cirujano inserta un endoscopio (que es un instrumento delgado, similar al telescopio) a través de una pequeña incisión. Una diminuta cámara de video con luz se conecta al endoscopio y envía imágenes desde “adentro” del cuerpo a una pantalla que se encuentra en el quirófano. Se introducen pequeños tubos a través de otras incisiones y dentro de ellos se colocan los instrumentos quirúrgicos especiales que se requieren para este tipo de intervención.

Ventajas de las técnicas de invasión mínima

Por lo general, la cirugía de columna de invasión mínima ofrece los mismos resultados quirúrgicos que las técnicas más tradicionales. Sin embargo, hay una serie de ventajas en las técnicas de invasión mínima, que incluyen las siguientes:

  • El tiempo quirúrgico es menor.
  • Los tejidos blandos no sufren tanto daño, debido a que hay una menor retracción muscular.
  • Las incisiones quirúrgicas son menos dolorosas.
  • La pérdida de sangre no es tan abundante.
  • La recuperación es más rápida y se reduce el dolor postoperatorio.
  • La estancia hospitalaria es más breve.
  • Las incisiones son mucho más pequeñas, por lo que la cicatrización es menos evidente y resulta más estética.